Nota de emergencia en Esquipulas. En lo que va de este año 2010, varias motocicletas  en diferentes marcas y modelos han sido robadas por bandas de delincuentes organizados.

 

A pesar de  varias denuncias de esquiltecos a la estación de la Policía Nacional Civil, estos robos continúan, efectuándose en gran cantidad hasta la fecha. Según nuestra investigación ya son mas de 150 motocicletas robadas en toda nuestra ciudad, dejando de esta manera sin vehiculo de transporte a los propietarios del mismo.

Se asume que dicha banda roba motos, tiene su cede aquí en Esquipulas, y que los integrantes del mismo clan, portan armas de grueso calibre, herramienta que utilizan para amenazar a sus victimas y de esta manera robarles sus vehículos motorizados.

Al entrevistar a los agentes de la Policía Nacional Civil, manifestaron que ellos nada pueden hacer, debido que si ellos no tienen una orden del juez competente, no pueden proceder a catear las residencias donde se pretende están las motos robadas.

Este problema es muy serio en Esquipulas, lugar catalogado como la ciudad que más motocicletas tiene de todo Guatemala.

Nuestra publicación se basa en alarmar a todos los esquipultecos que son propietarios de un vehiculo motorizado (moto), porque puede ser victimas de este suceso delictivo que afecta la economía y movilización  de los esquipultecos.

Por favor no confié en nadie, y no deje su motocicleta estacionada en lugares poco visibles, utilice alta seguridad en sus llaves de encendido.

Todos tenemos que denunciar estos actos, si no nadie lo ara por nosotros, ya es tiempo que nuestra gente se una en contra de estos delincuentes, personas que afectan a nuestras familias y a nuestra ciudad Esquipulas.

 

La pregunta es donde van a parar todas las motos que están siendo robadas en Esquipulas, según nuestra investigación, algunas de estas motocicletas las transportan a los países vecinos de Centro América como: El Salvador y Honduras, aunque el resto de motos son vendidas aquí mismo en Esquipulas. Siendo este un negocio redondo para los malhechores, mientras que nuestra gente la dejan sin nada en que transportarse.