Lamentablemente uno de los eventos más mencionados a nivel nacional, se empaña por actos de vandalismo y criminalizo social.

Este año, después de una decisión precisa en la organización de la 49 edición de la Caravana del Zorro y de varios eventos que se realizan en dicha caravana,  se contempló tener una máxima seguridad en Esquipulas.

Lamentablemente, el número de policías civiles que cuidaron la estadía de los visitantes en la Caravana, no fue el adecuado para mantener el orden de más de 35,000 personas que arriban en dicha tradición. Y es que señalar a alguien no se puede dentro de tantas personas con diferente objetivo e intereses personales de venir en la Caravana del Zorro.

 

Ya son 49 años que esta tradición permanece en los corazones de lo feligreses católicos y aunque un 25% de los que participan en esta Caravana su objetivo si es el de venir a Esquipulas a venerar la imagen del Cristo Negro, mientras que el otro 75% solo viene a Esquipulas con el objetivo de divertirse ingerir bebidas alcohólicas o estupefacientes que lo hagan salirse de sus cinco sentidos y gozar de otra manera según su mente.

Alegre, fue ver tantas motocicletas en nuestra ciudad, que viene según los esquipultecos a venerar la imagen del Cristo Negro, pero feo y desagradable, fue ver como algunos de estos inescrupulosos motoristas se transforman destruyendo nuestra ciudad en minutos y es que lamentablemente vienen de todos tipos de personas.

Y es que será que el aporte que traen es compensado al cifrar tantas muertes de seres humanos inocentes, o actos de violación a los derechos de la mujer que surgieron durante toda la caravana por Esquipulas,   o de presenciar  el incendio en plena doble vía de una motocicleta,  porque según  ellos esto fue nítido o chilero. Y aunque el concierto católico fue una alternativa muy buena para algunos, ni eso respetaron y se llevaron sus cervezas para danzar al ritmo de las alabanzas, saliéndose totalmente del concepto católico.

 

Fotos por: Elder García.