Hoy mientras colocaban adornos para festejar el mes de la patria en ciertas partes de mi ciudad sentí de pronto que mi mente empezó  a hacer remembranza en lo que ha sido la línea del tiempo de mi vida,

 guatemala-04-757393-757429

veo, observo, sintetizo y analizo que cuando uno no sabe a dónde va cualquier camino lo lleva… en la vida todo empieza de la mejor manera no elegimos quienes somos más bien justamente a nosotros nos tocó ser nosotros mismos, recorrí sobre la máquina del tiempo de mi cerebro y le arranque un pedazo de sentimiento mientras mi corazón palpitaba mas fuerte,

 

 el deseo de poder saber se hacía más grande, y fue cuando empezaba a darme cuenta que en nuestras vidas hay dos simples y sencillas palabras que hacen y deshacen que convierten y que invierten que llevan y que traen, son palabras justas y precisas para describir lo que podemos ser o lo que pudimos haber sido esas palabras que mientras menciono y tanto alarde les doy, hacen fuego en mi mente; Visión y División es increíble como dos letras cambian el significado de las cosas ,

 

 la vida es un suceso de momentos que no hemos vivido pero que tenemos que vivir por lo tanto si no sabemos qué queremos no sabremos a donde vamos a estar, es por ello que creer verdaderamente en algo es ver mas allá, es ir pensando en pasado mañana y estando en el presente (que por cierto nunca pasamos del presente) lo importante es tener un fin positivo en mente y atravesar nuestra línea del tiempo pensando que hay un propósito que nos lleva y nos empuja cuando bajo cualquier circunstancia empezamos flaquear, pero recuerda! No eres cualquiera era un guatemalteco, con sueños, metas, alegrías, tristezas y aunque muchas cosas no marchen bien, recuerda, los buenos somos más, la diferencia entre un verdadero país y lo que es Guatemala está en ti, la gente luchadora, positiva y que principalmente confía en los demás, eres parte de la gente que hecha “punta” por guate,  eres el cambio

 

!!! Siéntete orgulloso de ser chapín.

 max

                                          

    Escrito por: Max Eduardo Hernández.