Día de la Tierra y además, por tercer año, se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra, proclamada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2009 para recordar al ser humano la obligación de preservar y respetar la riqueza natural con la que comparte el planeta.

Se espera que el Día de la Tierra se celebre en 192 países y se hagan unas 22,000 acciones en el mundo para dicha celebración.

El festejo del Día de la Tierra se inició en 1970 y ha sido un gran acontecimiento de concienciación desde entonces. Muchas organizaciones se han dado a la tarea de promoverlo y realizar actividades relacionadas con el cuidado del medioambiente.

Historia

El promotor del Día de la Tierra fue el senador estadounidense Gaylord Nelson, quien instauró este día para crear una conciencia común a los problemas de la contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra.

El 22 de abril de 1970, 20 millones de estadounidenses tomaron las calles, parques y auditorios para manifestarse en nombre de un medio ambiente sano y sostenible. La presión social tuvo sus logros y el gobierno de EEUU creó la Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental) y una serie de leyes destinada a la protección del medio ambiente.

En 1972 se celebró la primera conferencia internacional sobre el medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo, cuyo objetivo fue sensibilizar a los líderes mundiales sobre la magnitud de los problemas ambientales y que se instituyeran las políticas necesarias para erradicarlos

¿Qué es Amar la Vida en la Tierra?.

Es cuidar y mantener limpio el aire, el suelo, las aguas, y la conservación de la flora y la fauna.

Es mantener limpio el lugar en que vivimos, reducir la basura que producimos, usar elementos reciclables y biodegradables.

Es querernos a nosotros mismos y a los demás seres humanos, conservando el hábitat.

Es evitar el uso de agroquímicos, pesticidas, insecticidas y muchos elementos químicos perjudiciales para los seres vivos.

Es luchar contra la contaminación del aire, contra los derrames de petróleo.

Es luchar contra la deforestación sin planificación adecuada de reposición de los árboles en la tierra.

Es evitar la matanza de animales (ballenas, elefantes, rinocerontes, leones, etc).

Es apoyar las campañas contra los basureros nucleares, contra la extinción de animales marinos, terrestres, la fauna y la flora.

Es tratar de salvar la extinción de animales en vías de desaparición.

Es respetar los derechos de los animales.

En síntesis, es evitar el desequilibrio ecológico