El pasado sábado 6 del presente mes se cumplieron cuarenta y nueve años que se viene realizando la tradicional “Caravana del Zorro” una bonita actividad  que inicio el señor Rubén Villadeleón, y que después de su fallecimiento la ha continuado y mejorado su hijo don Edy Villadeleón.

Un recorrido de doscientos veintidós kilómetros desde la capital guatemalteca hasta la “Capital centroamericana de la fe”, para venerar al Santísimo Cristo Crucificado de Esquipulas.

Con los años han venido uniéndose muchos otros motoristas de los distintos departamentos del interior del país, y hasta donde tengo entendido este año llegaron a esta ciudad otros mas de otras latitudes del globo terrestre.

No obstante lo sucedido el 6 de febrero por la noche, en el sector mas comercial de la ciudad de Esquipulas, es para ponerle mucha atención y no hacerse de la vista gorda, pues las cosas se salieron del control de todos.

Los abusos que los motoristas de la caravana del zorro cometieron en contra de muchos jóvenes en la 11 calle, entre la 2ª, 3ª, 4ª y 5ª avenidas de la zona central, se le debe poner un hasta aquí, porque no es posible que simplemente por pertenecer a unos peregrinos, quieran venir a la ciudad santa a interrumpir el orden y la tranquilidad de los esquipultecos que nos hemos comportado amables, cordiales y hospitalarios con ellos y con todos los que nos visitan.

 

Los vejámenes, insultos y atropellos  que sufrieron muchos de los jóvenes de Esquipulas, situaciones que se pueden tipificar de delincuencia callejera y donde los encargados de los desórdenes públicos nos demostraron su incapacidad de someterlos al orden; obviamente eran muchos los zorros verdad?

El concierto con música católica que les prepararon a los de la caravana no fue la mejor idea, porque ello, los dispersó por las calles y avenidas de la zona central, donde al calor de las bebidas embriagantes cometieron esos actos delictivos.

Seguramente a mas de alguno se le estará pasando por su cabeza ¡Ah, si pero no fueron todos los zorros! Dios nos libre si hubiesen sido todos. Pero que alguien diga quien o quienes fueron, porque sencillamente las cosas no pueden continuar así, este año fueron insultos, atropellos, vejámenes y la quema de un vehículo motorizado; y si no se le pone un alto a estos actos de vandalismo ¿que  podemos esperar el próximo año.

Y hasta el momento nadie ha dicho nada. Por favor no seamos indiferentes, ante estos actos de pillaje, faltas de respeto a los esquipultecos y lo peor la falta de respeto a nuestro más preciado tesoro espiritual nuestro Santo Cristo Crucificado de Esquipulas.

Por favor digan algo. “Y NO QUE TODOS SOMOS ESQUIPULAS” PUES.

Desde esta tribuna le hago un llamado con el respeto que se merecen a la Iglesia católica, Cámara de Comercio, Municipalidad de Esquipulas, Asociación de Hoteleros, entidades financieras, Asociación de mototaxis,  Magisterio Esquipulteco, empresas de transporte; pues ustedes que tienen poder de convocatoria hagan algo para que las autoridades hagan lo que les corresponde.

Y a la población esquipulteca a que continuemos siendo amables y hospitalarios con todos los peregrinos que visitan a la Santísima imagen del Milagroso Cristo Crucificado de Esquipulas pues todos vivimos y comemos de los peregrinos que por devoción la visitan.

Escribió:

OCTAVIO ESCAMILLA.