Otro año mas está a punto de finalizar, independientemente de la edad de la persona,  es factor común, sentir, que los días no nos alcanzan, como decimos en nuestra particular expresión popular, “los días son mas cortos”, o bien, “el tiempo va volando”, sin embargo, sabemos que todo eso se debe, a que cada día, nuestra vida esta mas y mas agitada. 

El año, con sus alegrías, tristezas, luchas, problemas y todo lo que nos trae y ahora casi nos deja, está a punto de finalizar.   Es momento,  de,  con tiempo suficiente,  empezar a reflexionar y evaluar, cual ha sido nuestro aporte positivo,  a nuestra siempre cambiante Esquipulas.

Esquipulas, tierra de Fe, de sueños,  de esperanzas,  de realizaciones y de fallas, pero ante todo, es nuestra tierra,  una tierra bendita que debemos amar, proteger y cultivar, para que siempre sea un bastión de naturaleza verde, enclavada en el oriente de Guatemala.

Con pesar, vemos, como cada día, la violencia se va enseñoreando de nuestra región, alimentada por el afán de lucro y poder de personas inescrupulosas, que en algunas ocasiones, ni siquiera son oriundos de acá.

Los esquipultecos, debemos despertar;  y con acciones concretas, iniciando con nuestras propias acciones en los medios en que nos desenvolvemos, regar la semilla de la paz, la concordia, la buena fe.  Debemos y podemos a ser mas considerados con nuestros vecinos, con nuestros patronos y trabajadores, con nuestros compañeros de clase, con nuestros compañeros de trabajo,  en fin, promover en nuestros propios círculos familiares y sociales, la convicción de que podemos ser mejores.

Y cuando la violencia se haga presente, ser nosotros, los primeros en apaciguar el fuego de las pasiones desbordadas, para dar el ejemplo que los esquipultecos somos gente de paz.

Si usted tiene un familiar, amigo, vecino o usted mismo posee un arma de fuego, hagámosle conciencia de no realizar disparos al aire, porque una bala perdida puede segar una vida,

De igual manera si a usted le gusta escuchar música a todo volumen, considere a sus vecinos que posiblemente no comparta su gusto por la música estridente y cómprese unos audífonos y allí dele todo el volumen que quiera,

Si usted posee un vehículo, sea considerado con el peatón, cédale el paso, no haga carreritas, ni rebase en lugares peligrosos, en la ciudad, mantenga sus luces bajas, considere la visión de los otros conductores,

Si usted tiene perros como mascotas o guardianes, no permitamos que hagan sus necesidades en la calle, mucho menos en las aceras de los vecinos, tomemos la cultura de los países desarrollados en los cuales cada propietario de perros, se hace responsable de su excremento, por consideración a los demás.

Tiremos la basura en los camiones colectores de basura, no en la carretera ni el los ríos,

Si a nuestra vecina o vecino le gusta mucho la comunicación, para evitar malos entendidos, cuando nos vaya a contar la nota curiosa de otro vecino, digámosle que estamos ocupados para evitar la murmuración y crear cizaña entre nosotros.

En nuestra economía, seamos muy cuidadosos, los tiempos no están para andar gastando a lo loco, lo que tan costosamente nos ganamos, antes de comprar algo (como dice uno de los hombres mas ricos del mundo) pensemos si podemos vivir sin eso, si la respuesta es si, entonces no lo compremos. A la larga veremos fortalecidas nuestras finanzas.

De esta manera, cuando el año cierre su círculo de vida, nosotros podamos disfrutar de unas verdaderas felices fiestas de fin de año.

Porque Esquipulas se lo merece, porque los esquipultecos nos merecemos vivir en paz…  reflexionemos.

Escrito gracias a: Edgar Mata.