Cristo NegroLa historia del Milagroso Señor de Esquipulas, llamado también Cristo Negro de Esquipulas, es muy conocida en los países de Centro América y el sur de México. En 1595, a pedido de los indígenas del pueblo de Esquipulas, Guatemala, un joven muy religioso de nombre Quirio Catano, esculpió la imagen de Cristo crucificado. Los indígenas querían una imagen de color oscuro, semejante al color de su piel, pero como no existe madera tan oscura, aceptaron la que el joven Catano les entrego a los pocos meses, y que fue colocada en una especie de ranchito-cabaa, mientras terminaban el Santuario en el centro de Esquipulas, al mismo que su celebración queda fijada para el da 15 de enero.

Aquí les presentamos el material fotográfico capturado en la celebración al Cristo Negro de Esquipulas 14 de enero de 2017 por el fotógrafo Walter Guerra. Al rededor de 3 horas y media buscando la mejor ubicación para tomar las fotografías que plasman la fe de los peregrinos que visitan a Esquipulas en las fiestas de enero en honor a la imagen del Cristo Negro de Esquipulas, esperamos les guste nuestro trabajo en fotografía. Material exclusivo para la pagina web www.nuestraesquipulas.com todos los derechos reservados.

Allí donde late el corazón de América central, a 10 kilómetros de Honduras, y a 22 de la República de El Salvador, en el oriente de Guatemala, se levanta un hermoso y antiguo volcán ya apagado, con un nombre sonoro y decidor de tiempos antiguos: el Quetzaltepeque. El cerro del Quetzal, pájaro emblemático del alma guatemalteca.

Reseña Histórica

Hace algo mas de cuatrocientos años atrás, la población que haca poco se haba asentado a los pies de ese cerro, y que llevaba el mismo nombre, quiso tener una imagen del Crucificado, para poder venerar en ella el misterio de salvación realizado por Nuestro Señor Jesucristo. Y pidieron que se le tallara, en tamaño casi natural, un Cristo crucificado. Para poder pagar su costo, todo el pueblo realizo durante dos años un trabajo comunitario, Un terreno de la comunidad fue dedicado a la plantación de algodón y en l trabajaron todos. Con lo cosechado se pago su costo al tallista de la capital. Y la comunidad tuvo su Cristo.

Andando el tiempo, ese gran crucifijo fue trasladado a la vecina ciudad de Esquipulas, donde quedara custodiado en el santuario que es el corazón latente de la religiosidad centroamericana. Lo que es Guadalupe, con su devoción a la Virgen morena de Juan Diego, lo es Esquipulas con su Cristo negro. Lo del color se debe a la madera en la que es tallado, y quizá cambien al tiempo acumulado en estos mas de cuatrocientos anos.

Son centenares de miles los peregrinos que acuden a besar la imagen y a abrazarse a sus pies, tapándole sus cuitas, sus penas y su gratitud  Y estos miles se vuelven un millón y medio en la Semana Santa y en otras festividades  Son atendidos por una comunidad de monjes que da a da, celebran a la liturgia y la Eucaristía  Y también reciben y alientan a los peregrinos de todo el mundo, pero en especial de México y América Central, escuchándolos en la Confesión de sus pecados, y bendiciéndolos en el Nombre de Cristo Crucificado, el Cristo Negro de Esquipulas.