Como cada año, varios guatemaltecos de diferentes partes vienen a Esquipulas a traer el fuego de la paz. Son varias las personas que siguen manteniendo viva esta tradición chapina. El amor y el fervor patrio se llevan en la sangre. Un verdadero chapín, se siente orgulloso de sus tradiciones, costumbres y colores.

Los guatemaltecos, celebramos juntos 190 años de Independencia, así como el orgullo de vivir en la tierra que nos vio nacer. Nuestro querido pueblo Esquipulas, recibe a miles de chapines que con gran amor y unión vienen a nuestra ciudad a traer la antorcha de la paz, así como ellos vienen con ese gran fervor patrio, nosotros démosle una cordial bienvenida a todas las excursiones que nos visitan.

Porque ser chapín es calidad, nadie se compara con un guatemalteco, porque  somos chileros, pilas, chispudos y buenos para trabajar, porque un chapín celebra cada 15 de septiembre como la fecha de su nacimiento. Viva Guatemala tierra linda del Quetzal.